Uno de los lugares que visité con Betty este fin de año 2005 fué San Miguel de Allende.

Es una ciudad pequeña, muy tradicional, muy provinciana y sobre todo muy tranquila y turística. Tiene calles empedradas, muchas construcciones coloniales y algo que me llamó la atención es que me pareció muy luminosa; definitivamente mucho tiene que ver el que no haya edificios tapando el sol.

El símbolo es la parroquia de San Miguel Arcángel del siglo XVII y que tiene un estilo gótico inconfundible.

Al ser temporada alta en cuanto a turismo, el centro de la ciudad es insuficiente para albergar todos los autos que se dirigen hacia él, por lo cual los policías (muy amables) desvían el tráfico desde la entrada y en varios puntos mas para hacer que el flujo de autos lo rodee en lugar de llegar directo y atascarse en él.

Aquí una pequeña muestra de la llegada y del tráfico:

Finalmente preguntamos por un lugar donde dejar el auto y encontramos uno donde el coche quedaba aislado (orilla de un lado y del otro una "maceta de árbol") y además !En sombra! Caray, ni mandado a hacer ... Así que perfecto el lugar, especial para angustiosos sobre algun posible golpe al coche jajaja face-wink.png

De ahí pues a caminar un poco , entrar en algunas tiendas de artesanías, visitar el jardín principal y hasta hubo tiempo de probar con la máquina de toques, lo cual no fué muy relajante pero si bastante divertido. Hasta que nos dió hambre.

Habíamos visto a la llegada algunos lugares interesantes para comer y decidimos ir a buscarlos después de ver que en la zona cercana a la parroquia todo estaba bastante caro.

Finalmente encontramos, por casualidad ("Vamos hasta la esquina, vemos si hay algo mas y si no pues nos regresamos"), un lugar de "comida naturista" llamado El Tomato. La verdad valió la pena el caminar y no desesperarse porque el sitio tiene muy buen servicio tanto por el personal como por la dueña que está presente y la comida excelente.

El menú es variado y a excepción de un par de platillos con pavo y atun (nada de carne roja), todo lo demás es vegetariano.

Tienen un "especial del dia" en el que incluyen sopa, platillo, agua y postre.

En este caso fué

- Sopa de cebolla (o de verduras). - Calabacitas rellenas con germinado de soya, arroz y ensalada. - Agua de tamarindo. - Pastel de chocolate con cereza.

Además pedimos una bebida algo exótica que me llamó la atención: soda de jengibre. Digamos como una naranjada o limonada pero con jengibre, una jengibrada. Imaginenla: intensa y muy refrescante a la vez.

Curioso pero la comida fué, sin esperarlo, algo de lo mas recordable de la visita a la ciudad por la calidad, sabor, lo diferente del menú, la atención, el buen hambre que teniamos y ya como extra el buen precio ... $70 (menos de 7 dólares).

Recomiendo ampliamente El Tomato

Un segundo recorrido entrando esta vez a las parroquias (en reparación ambas), regreso a las artesanias para comprar, terminó el dia en San Miguel de Allende y salimos para Guanajuato.

Quetzalcoatl | Personal | 6 Enero, 12:41pm

Menú

Novedades

Comentarios Recientes

Imagen Aleatoria

Posts Recientes

Búsqueda

Buscar en 

Amigos

Tags Services
FeCal
Zilus
Cuauhtémoc
Fairy Rocker