Se fué y no de parranda como algun tiempo acostumbró, no a buscar que sus genes pasaran a la siguiente generación, simplemente se fué y no volverá.

No se fué porque no quisiera estar con nosotros, seguir siendo querido por la familia y los vecinos, seguirnos dando lata desacomodando cables, sillas y dejandonos recuerdos amarillos en la casa cuando mudaba pelo. No fué por eso.

Algún desafortunado accidente, 3 semanas, 3 veterinarios (el último cambio desafortunado), traslados en taxi, inyecciones, dolor, tristeza , falta de hambre un dia, recuperarse al siguiente y comerse todo el plato, recaer y así hasta que llego el dia que nuestro querido Gusi (o Guso de cariño) no completó.

Al tener un perro e ir pasando el tiempo, éste se vuelve "parte de la familia". A veces resulta un poco dificil entender esto por quienes nunca han tenido un perrito por mucho tiempo pero así es; en nuestro caso fueron mas de 12 años.

Ayer encontré una rosa (que hoy me enteré que mi hermana dejó ahí) sobre el lugar donde solía echarse el famoso Gusi, donde el pasto incluso tenía su forma. Puede decirse que ahora está bajo ese lugar pero en realidad está en los recuerdos que todos tendremos de el, de lo noble y simpático que fué muchas veces.

Quetzalcoatl | Personal | 6 Noviembre, 2:13am

Menú

Novedades

Comentarios Recientes

Imagen Aleatoria

Posts Recientes

Búsqueda

Buscar en 

Amigos

Zilus
Fairy Rocker
FeCal
Avially
Cuauhtémoc